Artículo escrito por Silvia Quílez; Coach y formadora para la Revista Semana.

Con la llegada de la primavera es posible que te sientas algo más cansada de lo habitual. El aumento de la temperatura, el cambio de horario y un mayor número de horas de luz solar hacen que nuestro organismo se tenga que adaptar. Este proceso es conocido como astenia primaveral y en ocasiones se asocia a una sensación de cansancio, agotamiento, somnolencia, insomnio e incluso apatía e irritabilidad. Lo normal es que en pocos días lo hayas superado pero, de no ser así, debes consultar al médico, ya que el cansancio crónico puede esconder enfermedades más severas.

Algunos datos curiosos…

  • La astenia primaveral no es una enfermedad sino un leve trastorno de adaptación del cuerpo a la nueva estación y en general no dura más de dos semanas.

 

  • Afecta al dos por ciento de la población, especialmente a las personas con mayor predisposición genética a verse afectadas por las variaciones climáticas.

 

  • Tiene su origen en el hipotálamo, una glándula situada en el cerebro que regula, entre otras cosas, la temperatura, la sed, el apetito, el sueño y la vigilia.

 

  • Con el cambio de estación, se produce una alteración en los niveles sanguíneos de algunos neurotransmisores y hormonas, como la serotonina y las endorfinas. Asimismo la exposición a la luz natural aumenta la liberación de melatonina, una hormona que favorece el sueño. Esto unido a la reducción de la presión sanguínea hacen que el cuerpo consuma energía y favorecen la aparición de sensaciones de cansancio, debilidad y somnolencia.

¡Te damos las claves para que recuperes tu energía lo antes posible y puedas disfrutar de la nueva estación cuanto antes!

1-Cuida tu alimentación.

Los alimentos son la principal fuente de energía del organismo. Para combatir el cansancio tu comida debe ser rica en vitaminas y minerales, en especial el hierro. Ambos son son imprescindibles para mantener la vitalidad porque realizan funciones vitales en casi todos los procesos corporales (el sistema inmunológico, hormonal y nervioso) y deben obtenerse de los alimentos o de los suplementos, ya que nuestro cuerpo no puede producirlos.

Alimentos imbatibles para compartir el cansancio:

  • Especias. Son las reinas de los alimentos ricos en hierro. Añade tomillo, eneldo, albahaca y laurel a tus platos y observa como crece tu vitalidad.

 

  • Espinacas. Todos recordamos a Popeye y su obsesión por la espinaca que le otorga una fuerza extraordinaria. Y no es de extrañar. Son muy ricas en vitaminas A, B-9 (ácido fólico), E y C.

 

  • Legumbres. Gracias a su contenido en hierro e hidratos de carbono complejos las legumbres son excelentes para proporcionarnos energía y disipar el cansancio. Entre ellas destacan la soja y las lentejas.

 

  • Aguacate. Es una de las frutas más completas que existen gracias a sus excelentes valores nutricionales. Es rica en vitaminas y minerales, y tiene una buena cantidad de proteína, fibra y grasas saludables. Si consumimos medio aguacate mediano cada mañana nos estaremos garantizando una buena cantidad de nutrientes para empezar el día con energía.

 

  • Plátano. Es un alimento con un excelente valor nutricional: es rico en vitaminas antioxidantes (A, C y E), potasio, e hidratos de carbono. Pese a su fama de alimento muy calórico, un plátano mediano tiene sólo 100 calorías.

Además…

-No te saltes el desayuno. Un desayuno rico en nutrientes te dará energía durante todo el día.

-Bebe al menos seis vasos de agua al día. Estar deshidratado es una de las causas más comunes de fatiga.

-Evita las cenas pesadas.
-Realiza cinco comidas al día para mantener el nivel de glucosa estable en sangre. Elige una fruta o un pequeño puñado de frutos secos a media mañana y para merendar.

2- Mantén horarios fijos para descansar y alimentarte.

Los horarios fijos son fundamentales para que el cuerpo vuelva a encontrar el equilibro cuanto antes. Si además tienes la posibilidad de dar una pequeña cabezadita a medio día (con diez o veinte minutos es suficiente) te encontrarás mejor enseguida.

3- Tómate un tiempo para ti. 

Con la llegada de la primavera aumentan las actividades sociales. Esto unido a las obligaciones diarias que ya tenemos en nuestra vida (trabajo, casa, niños, etc…) hace al final del día puedas terminar exhausta. Piensa en ti y reserva un tiempo para hacer lo que te apetezca. Puedes aprovechar la llegada del buen tiempo para salir a dar un paseo por el parque, tomar algo en una terraza, ver escaparates o simplemente callejear sin rumbo fijo. Cargarás las pilas y reconectarás contigo misma. Recuerda apagar el móvil y desconecta del mundo durante ese rato.

4- Mantente activa y realiza alguna actividad física.

Si estás cansada puedes pensar que realizar una actividad física te cansará más y te restará la energía, cuando de hecho es todo lo contrario. En un estudio publicado en el 2008, “Psychotherapy and Psychosomatics” (Psicoterapia y psicomática), los investigadores encontraron que los sujetos experimentaron un 20 por ciento en el aumento de energía después de realizar una actividad física. No hace falta ir al gimnasio, puedes salir a bailar, montar en bici o simplemente dar un paseo a buen ritmo por tu cuidad.

5- Evita los conflictos y las discusiones. 

Cuando nos encontramos decaídas no es un buen momento de entablar discusiones ni para sacar a luz temas complicados. Estamos más irritables y es muy probable que sólo consigamos empeorar las cosas todavía más. Rodéate de gente optimista y no te tomes las cosas tan a pecho. ¡La vida está hecha para disfrutarla!

6- Cuida tu imagen y luce lo más atractiva que puedas.

Cuando estamos bajas de energía tendemos a descuidar nuestra imagen pero eso sólo sirve para deprimirnos aún más. No hace falta gastar mucho. El simple hecho de ir a la pelu, pintarte los labios de un color alegre o ponerte tu collar preferido elevarán tu ánimo de inmediato.

7- Aplica las leyes del Feng-Shui y consigue que la energía positiva fluya en tu hogar.

Según esta filosofía milenaria limpiar y ordenar la casa nos ayudará a que la energía fluya libremente por el espacio, creando beneficios para ti y para los tuyos. Haz una limpieza a fondo y tira todo aquello que esté roto o ya no sirva. Prueba a cambiar los muebles de sitio y añade plantas a tu espacio. Las plantas son fundamentales para mejorar la calidad del aire, ya que absorben contaminantes que se encuentran en nuestros edificios, muebles, e incluso en la ropa.

8- Escucha música alegre y divertida.

La música tiene un gran poder sobre nuestros estados emocionales y es capaz de elevar nuestra energía al instante. Ha sido utilizada con fines terapéuticos desde el principio de la humanidad. Ya Platón citaba que “la música era para el alma lo que la gimnasia para el cuerpo”, reconociendo esa relación entre música y emociones. Eso si, elige canciones alegres y divertidas si quieres elevar tu estado de ánimo, ya que las más melancólicas podrían intensificar la tristeza.

9- ¡Escápate!

Olvida tus obligaciones por unas horas y realiza esa escapadita que tanto te apetece. No hace falta hacer grandes viajes para desconectar. Visitar otra cuidad, salir al campo, llenar tu mente de nuevos paisajes, sabores y sensaciones son una magnífica manera de combatir el cansancio. El objetivo de la excursión es recargar las pilas, así que asegúrate de que la compañía es la adecuada. Eres tu la que debes decidir con quien te parece ir. Olvídate de las presiones sociales y elige con quien quieres ir. Puedes ir sola, invitar a esa amiga con la que congenias tan bien o aprovechar la ocasión para reconcectar con tu pareja.

10- Elige tus palabras; ellas determinan tu realidad. 

Según las últimas investigaciones en Neurociencia, las palabras que nos decimos tienen un tremendo impacto en el cerebro, ya que el pensamiento y el lenguaje se estructuran a la vez cuando somos muy pequeños. Atraemos lo que pensamos. Cuando te dices a ti misma lo cansada y mal que te encuentras, estarás atrayendo esa situación en tu vida. En su lugar, háblate a ti misma de una manera positiva. Respira hondo e identifica que emoción deseas sentir: confianza, felicidad, tranquilidad…Ahora solo tienes que repetirla en tu cabeza y sentirla. Parece magia, pero esta emoción aparecerá en tu vida.

Consultas en: Silvia Quilez/ Coach y formadora/ 620 878 121
Sesiones grupales e individuales.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies