Con frecuencia creemos que las palabras es el tipo de comunicación más efectiva para educar a nuestros hijos. Pero ésto es completamente falso.

Según la regla de Mehrabian el peso del lenguaje corporal( gestos, postura, miradas) y de la voz( entonación, tono de voz, volumen) es muchísimo más importante que las palabras. Y por supuesto, el ejemplo que damos a nuestros hijos.

Como dijo Albert Einstein: “Dar ejemplo no es la principal manera de influir en los demás; es la única”.

No entiendo como los adultos se echan las manos a la cabeza cuando descubren alarmados que los jóvenes beben. Si la mayoría de los adultos identifican la diversión con el alcohol, ¿como no van a beber ellos?
Todas las fiestas de adultos( bodas, comuniones, Navidades, etc…) están basadas en beber y fumar y ellos lo ven y escuchan nuestros comentarios desde que nacen.

Además, los padres se empeñan en dar unos consejos a los hijos en un mundo que ya no valen. El avance tecnológico ha sido tan enorme que las reglas del juego han cambiado enormemente. Ahora si quieres trabajar es mucho más seguro buscar clientes que un trabajo por cuenta ajena.

El número de emprendedores crece día a día en nuestro país. Los jóvenes ya no buscan seguridad laboral o económica como requisitos prioritarios, si no un trabajo que les ayude a potenciar todas sus cualidades y a crecer personal y profesionalmente.

Entonces, ¿Qué podemos hacer para ayudarles a crecer y que se conviertan en las personas que deseamos, con valores, sólidas y capaces?

En mi opinión, lo primero es observar y aprender. Preguntarles sin juzgar. Intentar entender cómo viven y perciben ellos el mundo hoy. En definitiva, comprenderlos. Y una vez que estemos seguros de haberlo conseguido, educar con el ejemplo e intentar transmitirles nuestra experiencia SIN JUZGARLOS.

Siempre he pensado que los abuelos son más cercanos a los nietos que los padres porque han interiorizado este concepto. Ellos saben que el mundo hoy es un lugar totalmente distinto al que ellos conocieron y se acercan a los jóvenes desde el Amor, aconsejando desde la humildad, transmitiéndoles su experiencia sin coacción. En definitiva respetándolos, apoyándolos y cuidándolos.

Respeto, cuidado y apoyo son los tres pilares en los que creo firmemente para ayudar a crecer y vivir felices a las personas.

Espero encantada vuestros comentarios para enriquecer este blog y poder beneficiarnos todos de vuestra visión y experiencia.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies