Por fin, la física cuántica avala lo que algunos ya sabemos: la mente crea tu realidad. Pero ahora, además, sabemos cómo acceder a ella para producir el cambio deseado. La ciencia arroja luz para que el proceso de transformación interior deje de ser un espejismo y se materialice.

Joe Dispenza en su fantástico libro: “Deja de ser tu” nos ofrece una guía exacta y certera para el proceso de cambio.

Sabemos que el 95% de nuestros pensamientos son inconscientes. Si pensamos de la misma manera, con patrones de comportamiento automáticos y con el mismo software mental los resultados que vamos a obtener son los mismos de siempre.

Ahora sabemos como acceder a nuestro inconsciente para cambiar la configuración cerebral y obtener por fin los resultados deseados. Y, como no podía ser de otra forma, la meditación constituye la herramienta clave de este proceso; es la puerta de acceso al cerebro. Una meditación desligada de misticismos que pretende en un primer momento observar nuestros procesos automáticos para acceder a programas subconscientes que faciliten el cambio.

La meditación es la puerta de acceso al cerebro y a nuestros pensamientos y comportamientos automáticos

Hasta ahora tenemos pensamientos e incluso imaginamos cómo nos gustaría que fuese nuestra vida. Pero no ligamos los sentimientos a estos pensamientos. Es decir, lo pensamos pero no lo sentimos. Y es sólo cuando el pensamiento y el sentimiento se unen cuando emitimos al campo cuántico una poderosa frecuencia de ser y atraemos lo que queremos. Somos energía en estado puro. Además, solemos imaginar los resultados con nuestra mente de siempre y en esta nueva frecuencia no son previsibles. Hay que estar dispuestos a dejar que la realidad nos sorprenda.

Nuestra vida cotidiana, nuestras rutinas, forma de pensar y de actuar sólo va a permitir que creemos la misma realidad. Es cuando cambiamos cómo sentimos, pensamos y actuamos cuando podemos acceder a una realidad diferente. Cambiar tu vida es cambiar tu energía, es suprimir el hábito de ser el mismo de siempre. Pero somos adictos a los pensamientos de siempre. Dar la vuelta y realizar el cambio es la gran hazaña del cambio personal.

Como probablemente ya sabrás el cerebro tiene una naturaleza electro química y emite varios tipos de ondas cerebrales:

– ondas delta asociadas a bajísimos niveles de actividad( sueño profundo)
– ondas zeta; espacio a medias entre el sueño profundo y la vigilia.
– ondas alfa; estado creativo e imaginativo.
– ondas beta; actividad normal del cerebro cuando estamos despiertos
– ondas gama; son las más rápidas., asociadas a momentos de brillantez, intuición y concentración extrema.

Cuando los niños crecen las frecuencias cerebrales dominantes pasan de delta a zeta, luego a alfa y después a beta. Nuestro objetivo en la meditación es volvernos un niño para desaprender los patrones de pensamiento erróneos y volver a grabar unos más saludables y positivos para nosotros.

Cuando meditamos entramos en el sistema operativo del subconsciente, donde residen los hábitos y las conductas negativas y los cambiamos por otros más provechosos que nos apoyen en la vida. La meditación nos hace pasar de ondas beta a las ondas alfa y zeta. En el estado zeta, cuando el cuerpo está dormido y la mente despierta, puedes acceder al subconsciente y soñar con aquello que quieres para ti. Eres de nuevo como un niño.

Es un proceso lento que requiere paciencia, constancia y perseverancia pero los resultados son tan fabulosos que merece la pena iniciar el viaje.

Te animo a que no lo intentes: ¡HAZLO! El premio eres tu.

¡Anímate y comparte tu opinión sobre este artículo!


Consultas en:

silquilez@gmail.com
+34 620 878 121

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies