Artículo escrito por Silvia Quílez, Coach de Salud y Bienestar para la Revista Viva la Vida de SEMANA.

Si hay algo que puede cambiar la existencia de una persona es el amor. Cuando el amor aparece, el mundo se detiene y nuestra vida se pone del revés. Los amores inesperados son los más apasionados porque llegan sin avisar. Entran sin llamar y lo acaban inundando todo con su luz. Con ellos, nuestra vida parece mucho más vibrante.

El amor no conoce barreras, salta obstáculos y hace posible lo imposible. Si aparece una persona nueva que lo que despierta en tu interior es fuerte y potente, olvídate de los prejuicios y vívelo con intensidad. Recuerda que la vida está hecha para los valientes.

“Donde reina el amor, sobran las leyes” Platón

Si quieres entender porque los amores inexplicables e impredecibles son tan poderosos toma nota de lo que nos dice la ciencia:

Fuera límites

Las relaciones de amor apasionadas se graban con intensidad en nuestra memoria y se mantienen activas en nuestros recuerdos durante años. Según la neurociencia, los amores intensos crean neurocircuitos muy resistentes a nivel cerebral que escapan a nuestro control consciente y una vez creados es muy difícil desactivarlos. Por eso, como en el caso de Nuria, no es de extrañar que al aparecer su antiguo novio se vuelvan a activar las mismas emociones que ya vivió entonces.

Obstáculos

Si hay obstáculos, el deseo por conseguir el objeto amado es mayor y los sentimientos se intensifican.
La dopamina, la sustancia que segregamos al enamorarnos, se libera en mayor cantidad cuando percibimos que un amor es imposible. Esta hormona, que también se asocia con la motivación y la conducta repetitiva, se incrementa al percibir un impedimento. Por eso, cuanto más prohibido es un amor, más atractivo resulta.

El amor no se busca, se encuentra

Según un estudio realizado por la cadena Discovery Channel el amor aparece de repente.
Según datos estadísticos, tres de cada cinco hombres aseguran que su pareja actual no responde al perfil de mujer ideal con la que soñaban en su adolescencia. Y en el caso de las mujeres ocurre lo mismo: se han terminado casando con hombres que no responden a sus prototipos juveniles.

El amor es ciego. 

Esta frase tan popular, es cierta. La pasión inicial, según Ignacio Morgado catedrático de Psicobiología y Director del Instituto de Neurociencias en la Universidad Autónoma de Barcelona, desactiva la corteza prefrontal, la parte del cerebro implicada en la lógica y el razonamiento. Por ello, las personas enamoradas no pueden ver los defectos de sus parejas.

Por tanto, parece evidente, que el amor nos puede sorprender a cualquier edad y en cualquier situación. Estamos acostumbrados a pensar con la cabeza y cuando se trata de amor los sentimientos mandan. Debemos saber ver más allá de las apariencias y valorar a las personas por lo que realmente son.

 

Nombre
Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies