La mayoría de las veces damos vueltas y más vueltas a un problema sin avanzar, con pensamientos circulares que consumen toda nuestra energía y no nos ayudan a resolverlo. Sentimos que nuestro cerebro racional no nos puede ayudar.

Y es que como sabemos el cerebro tiene dos partes: una racional y otra irracional. Tenemos pensamientos de los que no somos conscientes y que pueden resultarnos muy útiles, algo que sólo nuestra mente inconsciente sabe. Si quieres conectar con la parte inconsciente de tu cerebro y observar los problemas desde una óptica distinta que te ayude a resolverlos, el camino más corto para acceder a tu subconsciente es a través de la intuición y de los sueños.

Lo dijo Einstein: “La única cosa realmente valiosa es la intuición”.  La intuición es la habilidad para conocer, comprender o percibir algo de manera clara e inmediata, sin la intervención de la razón. Se lleva a cabo mediante una intervención automática del subconsciente y está basada en la experiencia y las emociones. Es muy rápida, actúa como un chispazo en nuestra mente que nos dice que hacer y pocas veces se equivoca.

Antoine Bechara, un especialista en el campo, profesor del posgrado de la Universidad de California del Sur, explicó que “aunque la gente crea que las emociones quitan racionalidad, la evidencia neurológica dice lo opuesto: son protectoras y están al servicio del mejor interés” de quien las toma. Toda emoción tiene una intención positiva en su origen.

“Cuando uno se enfrenta a un resultado muy incierto, o desconocido, confiar en la intuición y en las emociones es la mejor estrategia”.

En cuanto a los sueños, en los años 90 se empezó a comprobar que soñar sirve para aprender y para mejorar la memoria. Ahora sabemos que además soñar puede ayudarnos a  solucionar nuestros problemas.

Cuando soñamos dejamos de un lado las leyes de la lógica y la física. Asociamos imágenes de una forma muy diferente a nuestro día a día.

Hay una técnica muy sencilla llamada “Incubación de sueños”  que sin duda te ayudará a encontrar soluciones a tus problemas mientras duermes. ¿Cómo? Siguiendo los pasos que te voy a explicar a continuación:

1-Piensa en un problema justo antes de dormir. Concéntrate en él y pon toda tu atención.

2-Deja en tu mesilla de noche una linterna y lápiz y papel.

3-Sigue visualizando el problema en forma de imagen y mientras te vas quedando dormido recuérdate a ti mismo que quieres soñar con él.

4-Cuando despiertes quédate unos minutos en la cama. Un despertar brusco te hará olvidar tus sueños.

5-Escribe rápidamente lo que recuerdes y piensa durante el día que te ha querido decir tu subconsciente.

¡Os aseguro que funciona! Os animo a practicar esta técnica y me encantaría que compartierais vuestras experiencias en este blog.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies